archivo

Archivos Mensuales: julio 2014

empire-state-building-construction-1947686552Al Director de Construcciones Robin’s Hood:

Les escribo para, en primera instancia, felicitarles por el trabajo realizado con las paredes Norte, Sur y Este de mi nuevo hogar y, en segunda instancia, para preguntarles qué es lo que ha ocurrido con la pared Oeste.

Cuando entré por primera vez en mi nuevo hogar me pareció que había una cristalera. Me extrañó desde un primer momento, porque ya me encargué de explicarle a sus empleados que mi esposa tiene una horrible alergia a las cristaleras y sus estornudos pueden alcanzar los 7 grados en la escala Richter. Pero cuando me acerqué a tocarla y no toqué nada empecé a sospechar que lo que ocurría era que faltaba la pared. De hecho, no fue hasta que mi perro cayó al vacío que me di cuenta por completo.

Me gustaría que regresasen y terminasen su trabajo. La situación está empezando a ser incómoda. Mi perro le ha cogido gusto a eso de caer al vacío y no ganamos para escayolas.

Un cordial saludo

Johannes Nowall

Estimado señor No Wall

Le escribe el Director de Construcciones Robin’s Hood. Antes de nada, he de señalar el error de apreciación que ha cometido respecto a lo de la pared. En realidad, la pared está terminada. Esa es la parte buena. La parte mala es que la hemos secuestrado.

Desde Robin’s Hood exigimos un rescate de medio millón de las antiguas pesetas (rogamos haga usted el cálculo) si quiere que se la volvamos a instalar. Si no, tendrá que acostumbrarse a una vida sin pared, con mujeres nerviosas y perros que se tiran al vacío.

No se tome esto como algo personal. Son solo negocios. Si piensa que son raros, reflexione, al fin y al cabo, hay gente que se gana la vida vendiendo pizzas hawaianas. Eso es raro, una pizza con piña. El secuestro de una pared es algo normal en nuestro gremio.

Atentamente suyo

Casimiro Jetagrande

Director de Construcciones Robin’s Hood

Señor Jetagrande

No puedo creer lo que leen mis ojos. De hecho, he probado a leerlo con los ojos de mi mujer y tampoco se lo creen. Me parece inaudito que osen robarnos una pared, pero más inaudito me parece que encima intenten cobrarnos un rescate por ella. Si no recuerdo mal, la pared está pagada de antemano.

Solo me comunico con usted para decirle que vamos a poner este caso en manos de la policía y que si no me devuelven la pared en menos de una semana pasarán el resto de su vida en la carcel. Suponiendo que exista una carcel para ratas, claro está.

Johannes Nowall

Cliente insatisfecho

Estimado Señor Nowall

Le recuerdo que esto es un secuestro y, por tanto, no es conveniente que lo ponga en manos de la policía. Lo que haremos es lo siguiente. Usted tiene que depositar la cantidad acordada (espero que ya haya calculado el cambio a Euros, nosotros desde luego no lo hemos hecho) en la papelera que hay a la entrada del parque al otro lado de la ciudad. Si no lo hace durante los próximos tres días, empezaremos a mandarle trocitos de pared para que vea lo que ésta está sufriendo por su culpa.

Entienda que somos una entidad que, además de a la construcción, nos dedicamos a cuidar de la gente más pobre. Con ese dinero podremos comprar comida y, en caso de no ser enviado, con su pared y la de otros clientes incautos como usted podremos hacer diferentes edificios. Si bien es cierto que los edificios quedan bastante irregulares dadas las diferencias entre paredes, el efecto hace reir tanto a estas personas que durante un rato olvidan que son pobres (pero no dejan de serlo, eso que quede claro).

Haga lo que le decimos o prepárese para ver sufrir a su pared, Señor Nowall.

Casimiro Jetagrande

Director de Construcciones Robin’s Hood

Señor Jetagrande

Mi perro ha muerto. Ha sido de una indigestión, eso es cierto, pero opino que ha sido por culpa de las interminables ocasiones en las que se ha lanzado por ese espacio sin pared al que hemos decidido llamar Kfotypluganemraputo.

Mi esposa tiene una depresión. El otro día llegó a pedirme que instalase una cristalera en nuestro Kfotypluganemraputo, que le daba igual estornudar, pero que no podía vivir con ese vacío.

El otro día vinieron mis padres de visita y mi madre se ofreció a hacerme ella misma una pared. Mi madre tiene 92 años y no creo que sea bueno para ella empezar ahora a dedicarse a la albañilería.

Con esta tontería del secuestro de mi pared no solo me están haciendo perder la estabilidad familiar, también la paciencia. Y eso puede ser peligroso. Tengo muchos cuchillos oxidados.

Johannes Nowall

Cliente insatisfecho

Estimado Señor Nowall

Adjuntamos un trozo de su pared, en concreto, la esquina de una repisa de la ventana, para que vea que vamos en serio. Si no nos entrega el dinero estamos dispuestos a destruirla por completo, ya que no combina con el resto de paredes que tenemos para el edificio que estamos construyendo en el barrio.

Le sugiero que aproveche esa ausencia de pared Oeste para contemplar la puesta del sol detrás de la contaminación de la ciudad. Ese efecto verdoso que se crea es de lo más relajante.

Casimiro Jetagrande

Director de Construcciones Robin’s Hood

Estimado Señor Jetagrande

Supongo que le habrá extrañado la ausencia de respuesta por mi parte durante los últimos 8 meses. Verá, resulta que hicimos caso a su proposición y ese día miramos la puesta de sol. El resultado fue tan relajante que por un momento olvidamos que teníamos pared. Decidimos no hacerle caso y ahora vivimos de manera plena y feliz sin necesidad de una pared.

Si bien es cierto que los vecinos nos ven desnudos a todas horas, que cuando hay viento mete en la casa toda la mierda de la ciudad y que mi madre sigue empeñada en crear una pared para nosotros (la está construyendo a base de los trozos de pared que ustedes envían cada dos días), también lo es que la alergia de mi mujer a las cristaleras ha mejorado bastante gracias a la ausencia de estress, que achacamos a la ausencia de pared. He registrado el concepto Kfotypluganemraputo y ahora en el mundo se construyen cientos de casas al día que no tienen pared Oeste. Me estoy haciendo millonario.

Gracias por todo. Si no llegan a ser tan desgraciados y sinvergüenzas mi vida seguiría tan aburrida como siempre.

Hasta siempre

Johannes Nowall

Estimado Señor Nowall

Le escribo desde Construcciones Robin’s Hood. En vista de que es feliz con su ausencia de pared Oeste, nos hemos propuesto colocársela para volver a tener algo con lo que chatajearle. Si no nos envía la cantidad de un millón y medio de las antiguas pesetas en metálico a nuestras oficinas volverá a tener pared Oeste en menos de dos semanas.

Haga usted el cálculo en Euros, por favor.

Casimiro Jetagrande

Director de Construcciones Robin’s Hood

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: